Blogia
AL ESTE DEL CANAL, blog de ANA ALCOLEA

PIRINEOS

Enlace permanente de imagen incrustada

 La fascinación por las montañas. Desde lejos, desde su falda, dentro de ellas. Las montañas tienen algo de atávico, de necesidad de entrar en sus cuevas, de acercarte a sus ibones, a sus riscos. Algo así como volver al útero materno. La montaña, esa mole que parece un todo y está llena de agua, de animales, de flores, de hielo, de nieve. Se recorta en el cielo, que es diferente cada día, cada minuto. El sol muestra o esconde las caprichosas formas de la montaña.

Me gusta contemplar esta Peña Telera mientras escribo.

O mientras leo cosas diferentes: esa maravilla de relatos de Enrique Satué Oliván, que se titula Pirineo de Boj, por ejemplo, o las Elegías de Duino, de Rilke, o Perdido en Poesía, de Mauricio Wiesenthal, o El perro de terracota de Andrea Camilleri.

Cuatro lecturas bien diferentes. Como la luz de la montaña cada día.

Enlace permanente de imagen incrustada

La iglesia de Satué, en la ruta de El Serrablo. Una de esas viejas iglesitas mozárabes, o prerrománicas que van salpicando el paisaje del Pirineo oscense.

 

Enlace permanente de imagen incrustada

Una de mis flores predilectas se llama "No me olvides", y nace en minúsculos ramilletes. De un azul celeste, son diminutas. Miniaturas de flor.

Miniauturas de vida.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres